¿Qué le he pedido a los Reyes Magos? Salud, tiempo y felicidad

Casi nadie hace la lista de los deseos para los Reyes Magos, salvo los pequeños que han nacido en familias que mantienen cierta tradición y sí les animan a escribirlas.

Para un niño plasmar los deseos es muy sencillo, muchas veces se trata de cosas materiales y otras se trata de otras más emocionales y que podrían hacernos saltar la lagrimita.

Uno ya está mayorcito y ha reflexionado mucho estas navidades cada vez que alguien le preguntaba qué esperaba que le trajeran los Reyes Magos. A estas alturas tengo claro que en la lista puede haber:

  • En lo material, como mucho pedir lo necesario: ropa, alguna cosita a cambiar en casa, etc
  • Experiencias, que incluyen a personas y aventuras que uno quiere probar (recuerdo cuando pensaba en el parapente…)
  • Que las cosas que van bien sigan yendo bien y que las cosas que vayan mal mejoren o desaparezcan

Tiempo

Y entonces he pensado en un parámetro que habitualmente no está en la lista de mucha gente y que tiene mucho valor: el tiempo. Una de las señas de libertad en el siglo XXI, una necesidad que tenemos y uno de los bienes más escasos que existen.

Salud

El tiempo de por sí no sirve de nada pero es condición necesaria para disfrutar de todo de lo demás, de esta cosa que llamamos vida. Para disfrutarlo evidentemente necesitamos salud, encontrarnos en lo que llamamos “buen estado de salud”. Varía entre cada humano pero hay unos factores comunes a todos.

Felicidad

La felicidad. Ese estado, camino o posición en el “timeline” de la vida donde nos encontramos bien. Imposible de definir concretamente para unos, imposible de encontrar para otros y un bien aparentemente escaso para la mayoría.

Una de las definiciones de felicidad que más me gusta se puede encontrar en los pensamientos de este gran historiador y filósofo:

La felicidad es la relación entre la realidad objetiva y las expectativas de uno

Yuval Noah Harari

Y aquí tenemos la trinidad que le he pedido a los Reyes Magos: tiempo para recorrer un camino, salud para recorrerlo con fuerza y felicidad en cada uno de los pasos que vaya a dar.

Bola de pelo extra: este artículo del blog de Yuval Noah Harari sobre la felicidad merece una reflexionada lectura.

Segunda bola de pelo extra: El aprendizaje de la felicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos en HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>