El aprendizaje de la felicidad: ¿dónde está el secreto?

Ni que decir tiene que yo no lo tengo. Pero como persona inquieta y preocupada de algo aparentemente tan efímero e inalcanzable como la felicidad plena, estoy buscando cuál es la clave.

Todas las reflexiones y todos los estudios apuntan a que no existe una sola clave sino que se trata de un combinación de múltiples variables, específicas para cada persona y que no tienen porque estar relacionadas ni ser dependientes.

Una de las famosas frases que se suele leer, y que podemos agradecer en gran medida al gran historiador Yuval Noah Harari (autor de Sapiens, Homo Deus, etc) es esta (no exactamente esta):

La felicidad es la adecuación de las expectativas vitales a la realidad objetiva

Yuval Noah Harari

Sin duda uno de los papers más interesante al respecto, y mira que se ha escrito mucho, es uno creado por María Dolores Avia llamado El aprendizaje de la felicidad. En él describe un pequeño viaje tratando de congeniar diversas teorías sobre la felicidad y cómo alcanzarla.

Os dejo el paper para que lo podáis leer

pero quiero resumir en parte lo que dicen, en pequeñas píldoras.

“La realización de los deseos no siempre es beneficiosa para la felicidad, y las personas sienten una gratificación más profunda cuando no hacen exactamente lo que quieren sino lo que sienten que tienen que hacer.”

“El modelo de bienestar de Ryff… señala varios parámetros fundamentales que juntos definen un funcionamiento óptimo y estos son sensación de control y competencia en la vida, percepción de un desarrollo o crecimiento personal, existencia de objetivos vitales claros, sensaciones de autonomía y auto-aceptación y buenas y profundas relaciones con los demás”.

“… solemos esforzarnos mucho en hacer cosas que consideramos valiosas; no tanto en hacer lo que responde a nuestros intereses genuinos, sino empresas para ponernos a prueba, no para desarrollar lo que nos es más importante y nos llevaría a lo más central de nosotros mismos”.

“… autorregulación emocional, una inteligencia emocional que consigue transformar emociones dolorosas o negativas en aprecio por uno mismo y capacidad de autocuidado, lo que implica una capacidad relativa de generar sentimientos cálidos y de reafirmación hacia uno mismo cuando más lo necesita; su opuesto se puede ver en el modo reaccionar al fracaso de las personas autocríticas que no sólo exageran y a veces distorsionan la importancia de sus fallos, sino que parecen tener una disfunción en el sistema de autorregulación emocional que les impide redirigir la atención a los aspectos mejores, positivos, de su vida, con el fin de recuperar el equilibrio emocional que las dificultades y fracasos alteran”.

“…capacidad generativa, como la cualidad más relevante en una etapa evolutiva madura en la que las personas se preocupan por dejar algo útil para las generaciones futuras…”

“Vigila tus pensamientos porque se convierten en palabras. Vigila tus palabras porque se convierten en actos. Vigila tus actos porque se convierten en hábitos. Vigila tus hábitos porque se convierten en carácter. Vigila tu carácter porque se convierte en destino.”

Esto es sólo una pequeña pincelada sobre un estudio que refleja otros diversos estudios sobre la felicidad. Pero es algo muy complicado como para poder afirmar algo con rotundidad.

Intentar entender cuáles pueden ser las claves puede ser un pasito más hacia imaginar el camino que nos puede llevar a este concepto tan complejo, aparentemente inalcanzable y a la vez tan práctico como es la felicidad.

Para completarlo un poquito más, esta reflexión rápida de mi querida psicóloga que define así la felicidad:

Cada uno encuentra la felicidad a su manera y en algo distinto pero no hay que perseguirla ni buscarla obsesivamente, viene como consecuencia de otras cosas…

Mercedes Lage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos en HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>