Las 7 claves que me ayudaron a ser más feliz, más sano y más equilibrado

Los últimos dos años de mi vida han sido de muchos cambios, en lo personal y en lo profesional. Centrándome en la parte personal y más específicamente en la salud, diría que no he sido una persona que se haya cuidado mucho hasta la fecha.

Puedo contarlo desde un punto de vista de alguien con genética más bien de cuerpo ancho, con ciertos desórdenes alimenticios y con vaivenes emocionales. Las capacidades de gestionar la frustración y de ver las cosas con perspectiva tampoco han sido mi fuerte.

Pero desde hace un tiempo, quizá algo más que los dos años, empecé a mejorar diversos aspectos con el propósito de mejorar la salud pero sin plantearse ni extremos ni esfuerzos épicos que pudieran terminar con mi energía.

Ahora quiero describir los distintos aspectos que he mejorado en mi vida y que quizá puedan servir o inspirar a alguien más. Cada persona es un mundo pero la salud es como el SEO: nadie conoce la tecla mágica pero existen unas buenas prácticas reconocidas.

¿Qué es SEO? Son las siglas de “Search Engine Optimization”, que en román paladino significa optimización para motores de búsqueda. Es toda mejora realizada en una página web para que motores de búsqueda como Google la puedan rastrear, leer e interpretar mejor y que ello redunde en un mejor posicionamiento en los resultados ante búsquedas relacionadas con esas páginas web.

La alimentación: pequeños cambios dan grandes resultados

La nutrición lo es todo. Es parte, junto al oxígeno, de la gasolina que mueve esta nuestra máquina que llamamos cuerpo. Hay una serie de elementos esenciales que debemos ingerir, hay hidratos que nos aportan energías, proteínas que sostienen nuestra actividad, grasa que nos aporta una reserva enorme de energía, etc.

He modificado mi alimentación en varios aspectos, los más importantes serían los siguientes:

  • Reducir al mínimo la ingesta de azúcar refinado añadido (fuera azucarillos del café). Conocemos los perniciosos efectos del exceso de azúcar en el cuerpo y seguramente podamos reducir su consumo, cambiarla por otra cosa (edulcorantes), etc.
  • Reducir al máximo la ingesta de productos procesados, tanto los pre-cocinados como la bollería industrial. Se dice, se comenta, que reducir el consumo de procesados sirve para adelgazar.
  • Intercambiar carnes rojas por productos vegtales. Ahora soy un gran fan del hummus, de la zanahoria, del apio, etc. Si me da lo mismo, ¿por qué no comer más ligero y más sano? Sobre todo, si mi satisfacción comiendo estos alimentos es similar.
  • Fuera lactosa en las cosas que me daba igual (en lugar de leche con el café, bebida de soja o de arroz). Me hacía sentir más ligero y me permitía mantener la lactasa para procesar otros derivados lácteos como en algunos dulces.

Por supuesto, en todo esto siempre hay lugar al capricho, a un dulce como recompensa a un esfuerzo previo, etc. Dicen los expertos que es saludable recompensar al cuerpo con algún capricho de vez en cuando, ayuda a que nos encontremos mucho mejor 🙂

¿Cómo me ha ayudado? Me ha permitido reducir peso de una manera sana, encontrarme mejor y más ligero, tener digestiones menos pesadas, etc.

Ejercicio físico intenso: diviértete y luego haz deporte

Soy un firme defensor del ejercicio físico intenso, de ese que te permite quemar energía negativa y tonificar tus músculos. Pero soy más partidario de que el ejercicio intenso sea el background de un deporte organizado, disciplinado y divertido.

Sobre todo esto último, todos sabemos que una esforzada tarea parece menos esforzada y transcurre más rápido si uno se divierte. Mi elección ha sido el fútbol, sobre todo el fútbol sala (la lluvia en Galicia condiciona un poco el deporte…)

Decidí retomar su práctica hace unos cuantos años, cuando físicamente estaba peor, y se ha convertido en un deporte que me aporta muchísimo:

  • Me centra en el juego colaborativo: organización y comunicación con los compañeros, rotar de roles, establecer estrategias, etc.
  • Me fuerza a no estar quieto, a moverme en todo momento y a estar rápido
  • Me ayuda a evadirme de otras preocupaciones: cuando estamos jugando, estamos jugando.
  • Me aporta un componente social enorme: camaradería con los compañeros, las charlas previas, las cañas posteriores ;), etc.

También practico, de vez en cuando, pádel. Quizás alguno no lo catalogue como ejercicio intenso pero cumple con mi norma: divirtámonos y el ejercicio de fondo.

¿Cómo me ha ayudado? El deporte intenso tiene muchísimos beneficios pero la relajación, la activación de un nivel de energía casi inimaginable, la alegría que produce haber sido capaz de darlo todo en el deporte, etc me han aportado felicidad.

El mantenimiento del cuerpo: las virtudes del yoga

A nadie le sorprenderá que el yoga se encuentre presente en la lista de consejos para mejorar el bienestar propio. Suena muy típico pero es muy cierto, la práctica de yoga produce unos beneficios físicos y psíquicos que están probados.

Lee: 15 beneficios del yoga demostrados por la ciencia

Todos los tipos de yoga persiguen el bienestar personal, con presencia de la meditación en todos ellos. Lo más habitual es practicar Hatha Yoga, que combina de forma muy equilibrada meditación, relajación y posturas (Asanas, desde estiramientos a posturas de fuerza). Existen otras variantes como el Kundalini Yoga, con más presencia de la respiración, la meditación y los mantras (cantos o sonidos). Uno muy habitual, que a mí me gusta mucho, es el Vinyasa Yoga, como el Hatha Yoga pero con mayor fluidez entre posturas.

Pero, como siempre digo, la práctica de yoga es una herramienta más que a unos les sentará mejor que a otros. A mí, particularmente, me ayudó a hacer desaparecer las típicas tensiones de espalda (por trabajar muchas horas sentado) y articulaciones, a mejorar mi flexibilidad y mi capacidad para hacer ejercicio, a reducir mi ansiedad mental, etc.

¿Cómo me ha ayudado? La práctica de yoga me sirve para encontrarme más enérgico, sin dolores de espalda o en cervicales, más centrado y más contento.

Meditación y mente en blanco: pensando en paz

No me invento nada si digo que la meditación es una herramienta práctica fundamental en estos tiempos. La meditación no deja de ser una reflexión pausada, voluntaria y relajada sobre nuestro estado mental, sobre el presente en el que nos encontramos.

A menudo se practica en un entorno tranquilo y con una serie de ejercicios de respiración, como los Pranayama, que facilitan la relajación y concentración suficientes para meditar. Meditar no tiene porque ser simplemente poner la mente en blanco, puede ser pensar desde un punto de vista más amplio, sin juicios de valor críticos.

Puede ser una poderosa nube sobre la que viajar por encima de nuestras tribulaciones y preocupaciones. Lo aconsejable además es realizarla de forma regular, un poquito todos los días, para ayudarte a sentirte más despejado, más fresco y con mayor perspectiva.

Lo mejor para practicar meditación es encontrar un lugar sin ruidos ni mucha luz, donde te puedas sentar o recostar de manera cómoda y puedas dedicarte a dejar la mente en blanco, reflexionar de manera pausada sobre un tema, etc. Puedes ayudarte de algunas herramientas como aplicaciones para móviles

Dos aplicaciones para meditar: Mindfulness App iOs HeadSpace App
Lee: Free Mindfulness Apps Worthy of Your Attention

¿Cómo me ha ayudado? Con la meditación he ganado mucho en perspectiva, pudiendo ver las cosas de una manera más amplia y alejarme de los pensamientos negativos. Además me ha permitido relajarme con más facilidad y dormir mejor.

Psicólogo: el agente de la mente a tu servicio

Todavía a día de hoy perdura la creencia de que ir al psicólogo es sinónimo de que algo no va bien y que está mal visto. De acuerdo, si vas es porque puede que necesites ayuda…pero no es ir al loquero.

Más que psicólogo, yo lo llamo “agente de la mente” y está a la misma altura que otro doctor. La mente, nuestra consciencia y pensamiento, es otra de nuestras facultades y, al igual que una pierna o un pie, puede tener un problema y necesitar ayuda.

Para mí, la palabra clave en cuanto a la organización mental es perspectiva. La mayoría de las preocupaciones, las ansiedades, etc parten de una pérdida de perspectiva: sobre la vida, sobre el paso o el futuro, sobre las circunstancias reales, sobre cómo afrentar un reto o un problema.

Los amigos o la familia pueden ayudarte en esa tarea, sin duda, pero un psicólogo sabe qué preguntas hacer, puede guiarte mejor hacia un mayor bienestar mental y siempre te podrá aconsejar desde una visión más independiente.

¿Cómo me ha ayudado?  Sin duda cuando ejerces unos cambios muy rápidos en tu vida es fácil desestabilizar, perder la perspectiva sobre lo que es importante. Además cualquier cambio que signifique pérdida nos afectará porque estamos construidos para tener una aversión a la pérdida.

Disclaimer: por supuesto dejo a un lado los trastornos más complicados como los de personalidad, bipolaridad, etc pues son cosas más complicadas y a veces necesitan la ayuda de un psiquiatra. Un psiquiatra y un psicólogo no son lo mismo, trabajan de distintas maneras los problemas mentales.

Las relaciones personales: dar y recibir

La raza humana ha evolucionado para convivir en sociedad, lo llevamos en los genes tras numerosas generaciones. Está tan arraigado que nuestro bienestar mental depende en gran medida de las relaciones, de la interacción con otros humanos y de la pertenencia a un grupo afín. Viene de muy lejos, de cuando sobrevivíamos como pequeñas tribus que tenían que coordinarse para alimentarse, protegerse de los peligros, etc.

A día de hoy sigue teniendo un mayor significado a la hora de valerse en esta sociedad pero indudablemente necesitamos esas relaciones. Unos más y otros menos pero nos aportan muchas cosas: estabilidad, objetivos, conocimiento, etc.

No es que haya cambiado muchas pautas de mi vida pero sí que:

  • Hay que abrir la mente, teniendo siempre presente que todas las relaciones aportan algo.
  • Si tu aportas a una relación sueles acabar recibiendo cosas, puede que de las maneras más insospechadas.
  • Las relaciones personales hay que cuidarlas, con mucho mimo. Riega tus plantas todos los días.
  • Sonriendo y ofreciendo la cara más positiva todo fluye mejor.
  • Compartir sabiduría no es un juego de suma cero, todos ganamos regalando conocimiento.
  • Si necesitas una red cuando te caes, que sea la de tus relaciones más fuertes. Esas cuerdas serán más resistentes y te darán un mayor impulso hacia arriba.

¿Cómo me ha ayudado?  Me hace feliz sentirme querido, protegido, respetado y necesitado por parte de las personas que quiero. Familia, amigos, colegas,… todos suman.

Rétate a ti mismo: pequeños grandes hitos

Siempre he sido una persona con miedos, especialmente en comparación a los demás. En el pasado he dejado de intentar mejorar en cosas por el hecho de compararme con otros y pensar que eso no se podía, que no tenía las capacidades necesarias, la energía que me hacía falta o el tesón que requiere una tarea dura.

Me saqué con mucho esfuerzo una carrera de Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas, fui capaz de aprender desde la nada a llevar un negocio online con Diariomotor (redactar, gestionar una web, un equipo, etc), fui capaz de dejarlo temporalmente de lado para convertirme en Ayudante Técnico Veterinario) (de Diariomotor a la clínica veterinaria),… y lo que queda por delante.

Pero también puedo hablaros de otros aspectos que también supusieron retos en mi vida: hablar en público por mi miedo escénico, volar en parapente por mi vértigo, hablar inglés de manera fluida por mi incapacidad innata para los idiomas, correr endiabladamente por mi exceso de peso y falta de forma, etc.

¿Cuáles podrían ser las claves para enfrentar todo esto?

  • Objetivo claro, ¿por qué estoy haciendo esto?
  • Actitud, hay que enfrentarse a la adversidad y a las dudas
  • Divide y vencerás, los pequeños problemas son más asumibles
  • Prueba y equivócate, ahí hay una fuente de conocimiento
  • La suerte influye mucho pero tu puedes poner todo lo anterior para disminuir su efecto negativo
Escucha: "El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica." Victor Kuiper

¿Cómo me ha ayudado?  Me produce mucha felicidad retarme con pequeñas cosas y superarlas, esos pequeños grandes hitos, sin descuidar en ningún momento los grandes objetivos.

Los desafíos pendientes

¿Quién no tiene cosas pendientes, desafíos que superar u objetivos que alcanzar? Los míos son muchísimos pero sin duda tengo mi pequeña lista de cosas importantes:

  • Encontrar el trabajo motivador que estoy buscando, ese que me haga saltar de la cama cada mañana y haga que las horas fluyan persiguiendo un objetivo.
  • Mejorar mis capacidades de comunicación, especialmente en público, y mi nivel de inglés hasta poder definirlo como fluido (pero de verdad, no como el típico nivel medio de los currículos).
  • Amplificar mi pensamiento estructurado para enfocar mejor los cambios y los retos que me propongo.
  • Ser mejor persona, entendiéndolo desde la definición que Yuval Noah Harari realiza sobre moralidad: reducir el sufrimiento de los que me rodean.

Merece un apartado muy especial la paternidad es sin dudad uno de los mayores retos a los que quiero enfrentarme. ¿Por qué? Porque creo que encajará como una pieza importantísima en mi ecuación de la felicidad, porque es un reto precioso el engendrar una vida, protegerla, hacerla crecer y educarla para que se desenvuelva en un futuro del que sólo sabemos una cosa (gracias, de nuevo, señor Harari): lo único seguro es el cambio.

¿Quieres compartir las cosas que te han ayudado a ti? ¿Quieres preguntar, sugerir o criticar alguna de las claves que he expuesto? Dale a los comentarios 🙂

Photo by Adrianna Calvo from Pexels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos en HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>